lunes, 20 de abril de 2015

ERICH KAUPP

UN GRAN AMIGO, UN GRAN PROFESIONAL.
UN PEQUEÑO HOMENAJE
 Erick, o el alemán como mucho le decíamos, nació en Cuba de padres alemanes. Durante la guerra estudiaba ingeniaría en la Universidad de La Habana, y por su origen le prohibieron que fuera a clase, concluida la guerra reanudo sus estudios y comenzó a trabajar en Unión Radio Televisión, que inauguraba la Tv en Cuba. Fue camarógrafo y posteriormente comenzó sus labores como director. Fue el primero en transmitir un partido de beisbol por la pequeña pantalla. En 1959, se unen CMQ y Unión Radio Televisión y comienzan sus andanzas en lo que más le gustaba, las aventuras.




Lo conocí de una forma algo chistosa. Un viejo refrán asegura que “Uno debe estar en el lugar y el momento adecuado”. Benigno Cudeiro, quien también era director y yo, viajamos a La Habana para buscar el vestuario y todo lo necesario para una aventura que se transmitiría en Santiago. Recuerdo que era un lunes y al ir a entrar en uno de los ascensores del ICRT, me encontré con mi profesor y amigo Silvano Suárez, acompañado de Renaldo Infante, Director de Dramáticos de la Televisión. Al verme, Silvano le dijo señalándome: Ahí tienes a la persona que te puede sacar del apuro.
Me llevaron a una oficina y en pocas palabras me explicaron que la aventura que estaba al aire tenía que terminar el viernes por problemas ideológicos, y que el lunes debía comenzar otra. La que había que “eliminar” la escribía y dirigía Silvano. Me explicaron también que ningún escritor de La Habana quiso aceptar la propuesta. Podía decir no o aceptar. ¿Qué aventura sería? Pregunté. Veinte Años Después o sea, la segunda parte de Los Tres Mosqueteros, fue la respuesta, ¿Por qué esa y no comenzar con la primera?, Es que… Infante me miró y sonrió, Hace poco se transmitió en el espacio la novela, una versión de la obra y al director se le ocurrió poner actores negros a interpretar los personajes de Aramis y Richeliu, puedes imaginar el revuelo que se armó. Yo había leído la primera y la tercera, el Vizconde de Bragelonne y ni siquiera tenía el libro pero la oportunidad la pintan calva y era el ahora o nunca. Aventurero  al fin, acepté el reto con ciertas condiciones: Primero, yo escogería a los actores protagonistas: Carlos Gili, Willy Leyva, Tony Delgado y Rafael Nim para interpretar a los mosqueteros, a Gili lo conocía personalmente por su trabajo en Tele Rebelde, a los otros de verlos actuar.  Segundo: al director Erich Kaupp, para mi entender, el mejor director de aventuras. Tercero: escribiría al mismo tiempo una serie para Tele Rebelde y Veinte Años Después para La Habana. Cuarto: regresaría ese mismo día a Santiago en el vuelo de la tarde. Quinto: Renaldo viajaría el miércoles para recoger los tres primeros capítulos y yo de nuevo a La Habana el jueves con los otros dos restantes. Sexto: estaría una semana en La Habana y una en Santiago. Aceptaron y enviaron por Erich Kaupp para presentármelo ya que no lo conocía. Mientras Infante le explicaba al alemán, por qué se le había hecho venir, me senté en el vestíbulo de frente a la entrada de la oficina. La puerta se abrió y Erich salió como un bólido y fue a sentarse justo al lado mío. Al verlo tan sofocado Germán Navarro, también director, se le acercó y preguntó: ¿Qué te pasa alemán?, Nada, que voy a dirigir una aventura, comienza el lunes, tengo colectivo el jueves, no hay libretos y para más remate la escribe un tal Cabezas que para colmo es de Oriente y se ha tomado la libertad de escoger los actores. 

 Los incapturables, Coralia Veloz, Carlos González y Amado Cabezas Sanz
 Grabación de los Insurgentes.
 Infante quiso presentármelo pero yo le dije que mejor lo dejará para el jueves. Regresé a Santiago ese mismo día por la noche y me puse a escribir sin haber leído el libro, pensando en el final de la primera y el inicio de la tercera. Vaya, los cinco primeros capítulos los inventé. Renaldo Infante recogió los tres libretos el miércoles, el jueves en el avión mientras viajaba hacia La Habana fue que empecé a leer Veinte años después. El libro me lo habían prestado en la Universidad de Oriente. Ya en el salón donde se iba a efectuar el colectivo me presentaron a Erich, le entregué los otros dos capítulos: ¿Qué le han parecido?, Muy buenos, ya me han contado cómo se han escrito, cuando escriba con calma estoy seguro que serán mucho mejores, no tengo dudas, será una gran aventura, mi respuesta no se hizo esperar, Me alegra, pues eso borra su opinión del lunes, y le conté lo ocurrido. ¿Y usted dónde estaba? ¡Sentado a su lado! A partir de ese momento el binomio Cabezas – Kaupp dio mucho que hablar. A Veinte años después, que en un inicio debía tener 60 capítulos, se convirtieron en 120, y la misma cantidad fue con el Vizconde de Bragelonne que le siguió a continuación. Escribí 240 capítulos seguidos y en vivo, un año justo en el aire. Al mismo tiempo que en Tele Rebelde se transmitía El Zorro, que escribía y dirigía la semana que pernoctaba en mi querida ciudad.

 Los Insurgentes.
 Cabezas y Kaupp
 Otras grabaciones.


 Los Vikingos
 El capitán Tormenta
El vizconde de Bragelonne


video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada